domingo, 13 de julio de 2008

Dos villas romanas localizadas cerca de Trujillo

Esta mañana, leo en el periódico HOY la siguiente noticia:

«Hallan restos de dos villas romanas en las obras de la autovía a Trujillo»

Al parecer, han sido localizadas a la altura de Plasenzuela y Santa Marta de Magasca, una zona en la que, por otra parte, son abundantes los testimonios arqueológicos, no sólo de época romana. Las obras de la autovía que unirá Cáceres con Trujillo cuentan con su preceptivo seguimiento por parte de una empresa de arqueología, que en caso de que apareciesen restos, como en esta ocasión, deberá emitir su respectivo informe que, a su vez, sería valorado por los técnicos de la Dirección General de Patrimonio. Según se dice en la prensa, los restos de ambas villas «son de muy escasa entidad y no existen elementos significativos y dignos de ser resaltados». Al parecer, no se han hallado estructuras que evidencien la existencia de un área residencial, sino que la mayor parte de los restos encontrados parece que tengan que ver sobre todo con la actividad agraria. Tras su excavación y posterior estudio, el informe definitivo quizá arroje más luz sobre estos descubrimientos.


Estas dos villas localizadas cerca de Trujillo no suponen nada excepcional, por aquella zona y también en los alrededores de Cáceres abundan los restos de lo que en época romana fueron explotaciones agropecuarias, algunas más importantes que otras, parecidas a los cortijos de hoy en día. Mucha gente no sospecha de su emplazamiento y ni siquiera sabe de su existencia, pues en la mayor parte de los casaos estas villae no han sido objeto de una excavación sistemática ni se han realizado estudios pormenorizados sobre ellas. También suelen encontrarse en zonas de difícil acceso, en el interior de fincas y propiedades privadas, lo que en principio se puede pensar que favorecería su conservación, aunque en muchas ocasiones son víctimas de los expoliadores o de los latrocinios urbanísticos. En los alrededores de Cáceres, podemos encontrar algunas de estas villas muy cerca de Aldea Moret, en la zona del barrio de San Blas y el Seminario, en Los Barruecos, en el Monte del Casar… En todo caso, yacimientos que tras una excavación completa y un riguroso estudio, se podría estimar ponerlos en valor y, mediante una difusión adecuada, servir de foco de atracción turística. Ahí queda dicho.