domingo, 22 de marzo de 2009

«A Júpiter»

Ayer se celebraba el Día Internacional de la Poesía. En calidad de coordinador de un club de lectura, me endilgaron el siguiente poema de Góngora, para que lo leyera en un acto que tuvo lugar en el Gran Teatro, ante una escasa presencia de público y ausencia casi plena de autoridades. El soneto en cuestión recoge en clave irónica el episodio mitológico del rapto de Ganimedes.


Tonante monseñor, ¿de cuándo acá
fulminas jovenetos? Yo no sé
cuánta pluma ensillaste para el que
sirviéndote la copa aún hoy está.

El garzón frigio, a quien de bello da
tanto la antigüedad, besara el pie
al que mucho de España esplendor fue,
y poca, mas fatal, ceniza es ya.

Ministro, no grifaño, duro sí,
que en Líparis Estérope forjó,
piedra digo bezar de otro Pirú,

las hojas inflamó de un alhelí,
y los Acroceraunios montes no.
¡Oh Júpiter, o tú, mil veces tú!