jueves, 20 de noviembre de 2008

Leonardo Dantés

Debemos reconocer, mas que a alguien le pese, que en el panorama musical extremeño contamos con estrellas rutilantes tales como este personaje. De su pródiga actividad compositora, aunque no de sus excentricidades, da cuenta nada menos que la Gran enciclopedia extremeña:

DANTÉS, Leonardo.- Cantante y compositor (San Vicente de Alcántara, BA, 1948). Leonardo Antonio Ramírez Rodríguez. En 1969, aparece su gran éxito Lamento, que se hará muy popular a través del conjunto Los Gritos. Como autor-intérprete su primera grabación aparece en 1973 con dos temas: La Vieja y No vale la pena, ésta última número uno en los 40 Principales de la Cadena SER. Su segundo disco aparece en 1974, El viejo bar.

A partir de los años ochenta, se dedica por entero a componer para otras figuras de la canción, como por ejemplo, Lola Flores, María Jiménez, Manolo Escobar, Rumba Tres y los Chunguitos, entre otros.


(Pepe Vela Ordóñez: «Dantés, Leonardo», en F. J. Mayans Joffre (dir.), Gran enciclopedia extremeña. Mérida: Ediciones extremeñas, 1989; vol. IV, pág. 30).

Como prueba de ese arte incomparable, aquí os dejo con uno de sus éxitos más sonados, una didáctica demostración de la variedad léxica del castellano:




Nuestro idioma es muy rico,
muy extenso nuestro vocabulario,
y el mismo objeto en muchas ocasiones
tiene nombres varios.

Pero sin duda alguna,
el que más nombres tiene
es el falo, el pene.

Rabo, nabo, picha, polla,
tranca, pija, verga, chorra,
cola, porra, pito, mango,
pilila, minga, cipote, carajo.

Tiene nombres mil,
tiene nombres mil,
tiene nombres mil
el miembro viril.

Los hay cortos, los hay largos,
los hay gordos, y delgados.
Los hay blancos y morenos.
Los hay bonitos y los hay feos.

Pero con esas diferencias
el hombre nada que ver tiene,
cada uno lo llama como quiere.

Rabo, nabo, picha, polla,
tranca, pija, verga, chorra,
cola, porra, pito, mango,
pilila, minga, cipote, carajo.

Tiene nombres mil,
tiene nombres mil,
tiene nombres mil
el miembro viril.

2 comentarios:

Hispa dijo...

Ya cuendo he visto el fondo del escenario me he temido lo peor; temores que se han visto confirmados luego al comenzar el esperpento. Perdona que no haya sido capa de ver el video entero; estoy a punto de seguir ese mandamiento bíblico que dice que si sus ojos te ofenden, ¡arráncatelos!

Y no te digo que has perdido un lector... no sé porqué.

Antonio Norbano dijo...

Tampoco es para arrancarse los ojos... ja, ja, ja. Siempre habrá cosas peores.

Aún así, prefiero ofender a mis lectores por motivos como éste, antes que seres anónimos me amenacen por mostrar al mundo sus miserias. Por eso últimamente suelo escribir más chorradas, para que lo serio pase desapercibido entre lo mundano, y sólo a quién verdaderamente interesa pueda seguir leyendo mis entradas.

Por cierto, enhorabuena por tu serie de entradas sobre la Década Ominosa.

Un saludo,