miércoles, 20 de febrero de 2008

Vegas del Mocho

Ayer leía en la prensa que, supongo que desde una promotora, se solicitaba licencia al Ayuntamiento para incrementar el número de viviendas que se pretenden construir en la urbanización Vegas del Mocho. Para el que no lo sepa, pues el nombre no es muy familiar, este lugar se encuentra en la margen izquierda de la Ribera, en la zona donde está el centro de oportunidades del Corte Inglés y donde hasta hace unos años se ubicaban los viveros municipales. No sé si la petición de ampliar la urbanización carecerá de sentido, dado el actual estado de crisis del sector inmobiliario, o si se trata de una bravuconada especuladora; lo único que espero es que al menos se haga caso, por una vez, a la opinión de los técnicos, pues supongo que el comienzo de estas obras habrán contado con el pertinente seguimiento arqueológico.

Aunque muy poca gente lo sabe, en ambas orillas de este tramo del Marco es posible encontrar restos del Paleolítico Inferior, con una antigüedad comprendida entre los 800.000 y los 150.000 años. No es de extrañar, pues aunque se trate de un suelo arcilloso y calizo, abundan materiales de aluvión, como la cuarcita, con que nuestros antepasados tallaban los instrumentos que hoy por allí se encuentran (bifaces, hendidores…). Tengo entendido que el equipo de investigación de los Primeros Pobladores, dirigido por los profesores Toni Canals y Eudald Carbonell, andan detrás de que se proteja el yacimiento, con la posibilidad de poder excavarlo. Y no es para menos, pues la información que se podría extraer de él sería complementaria a la de otros cercanos, como el de Vendimia o las cuevas de Santa Ana, el Conejar y Maltravieso. Esperemos que muy pronto este lugar se incluya en la lista de lugares protegidos, por el bien de nuestro patrimonio y en defensa de nuestros intereses culturales.

En el Museo de Cáceres se guardan algunas piezas realmente extraordinarias, como éstas que encontró precisamente un jardinero del antiguo vivero municipal, de manera casual, cuando se arrancó algún árbol y aparecieron entre sus raíces.

Bifaz de cuarcita, 116 x 75 mm. (n.º de inventario: D-7007)


Bifaz de cuarcita con restos de córtex en su superficie, 120 x 68 mm. (n.º de inv.: D-7048)

Bifaz de cuarcita, 132 x 91 mm. (n.º de inv.: D-7049)

Como se puede observar, los utensilios estaban realizados con cantos rodados de la Ribera. Empleando una técnica de talla adecuada, mediante golpes transversales con otras piedras, se conseguía darle forma al útil y obtener un filo cortante. Este tipo de industria se podría considerar dentro del modo Achelense.

Para completar con más ejemplos la abundancia de hallazgos con que se prodiga esta zona, también muestro otros utensilios que encontré hace tiempo paseando por allí. Éstos están elaborados en cuarzo blanco y, aunque no son tan impresionantes como los depositados el Museo, resultan igualmente interesantes.

Bifaz (140 x 105 mm.); cuchillo (121 x 60 mm.); pequeño bifaz o raedera (100 x 52 mm.)

La noticia sobre la posibilidad de construir más viviendas en las Vegas del Mocho aparecía publicada ayer, 19 de febrero, en los periódicos Hoy y Extremadura.

1 comentario:

Anónimo dijo...

hola estoy interesada en la historia ancestral de las vegas del mocho.. vivo en esa zona y tengo mucha curiosidad si antes hace cientos de años estuvo poblada, muchas gracias