domingo, 14 de septiembre de 2008

Escudos de los Vargas y Figueroa

Hace unos días, cuando le dediqué una entrada a la noticia del descubrimiento del sepulcro de Francisco de Vargas Figueroa, en la cripta de la iglesia de San Francisco Javier, se me olvidó comentar algo más. En la Cuesta del Marqués, concretamente sobre el dintel de un portalón de las traseras del Palacio de los Golfines de Abajo, se pueden apreciar sendos escudos procedentes del acarreo de las casas de los Vargas de Figueroa, que como dijimos, fueron derribadas para construir en su solar la iglesia y el colegio de los jesuitas, de los cuales Francisco de Vargas Figueroa fue su benefactor.


El primero de estos blasones, el situado a la derecha, bien podría pertenecer al mismo Francisco de Vargas Figueroa, ya que se trata de un escudo cuartelado en cuya parte superior se distinguen muy bien las armas de los Vargas y los Figueroa; aunque debajo, los dos cuarteles restantes están deslascados, pero podríamos imaginar que perteneciesen a los Aponte y los Zúñiga, armas que ya fueron descritas en la entrada anterior y que corresponderían a los apellidos de la madre de don Francisco, es decir, a Catalina de Aponte y Zúñiga (1606-1646), hija de Diego de Aponte y Aldana (n. 1589) y de María de Zúñiga y Reinoso.

Sin embargo, la observación del siguiente escudo, el de la izquierda, me hace dudar de que este primero pudiese pertenecer a Francisco de Vargas y Figueroa (1638-1698), quinto y último señor de Mayoralguillo. En este caso, se trata de un escudo partido con las armas de Paredes --en campo de azur, siete estrellas de plata, puestas 3, 1 y 3-- y Torres --en campo de gules, cinco torres de oro, puestas en sotuer--. Este escudo, sin duda alguna, pertenecería a la tatarabuela de don Francisco de Vargas, María de Paredes y Torres, que se casó con García de Vargas y Figueroa, primer señor de Mayoralgillo.

Por esto mismo pienso que el primer escudo podría haber sido, no el de Francisco de Vargas, sino el de su tatarabuelo García, el iniciador de esta línea sucesoria. García de Figueroa y Vargas, a su vez, era hijo de Sanctos de Figueroa († 1490), que fue regidor de Cáceres, y de Mencía de Contreras. Por lo tanto, los cuarteles inferiores del primer escudo quizá contuviera las armas de este apellido: «en campo de plata, tres palos de azur; en campo de azur, un muro almenado de plata invertido, es decir, con las almenas hacía abajo; todo con bordura de gules, con ocho aspas de oro».

Aunque ya puestos a elucubrar, estos cuarteles que aparecen borrados podrían pertenecer a cualquiera de las mujeres que se casaron con cada uno de los señores de Mayoraguillo; por ello, para que no quepa ninguna duda, a continuación describo toda la línea genealógica, y que cada cual saque sus propias conclusiones o elija el apellido que más le guste:

- García de Vargas y Figueroa ∞ María de Paredes y Torres.

- Diego de Vargas y Figueroa ∞ Jerónima de Ocampo († 1592).

- Francisco de Vargas y Figueroa († 1621) ∞ María Golfín (n. 1570), hija de Sancho Paredes Golfín († 1598), señor de Torrearias, y de Juana de Mendoza († 1582).

- Diego García de Vargas y Figueroa (1602-1682) ∞ Catalina de Aponte y Zúñiga (1606-1646), hija de Diego de Aponte y Aldana (n. 1589) y de María de Zúñiga y Reinoso.

- Francisco de Vargas y Figueroa (1638-1698), religioso.

La Cuesta del Marqués, también llamada Cuesta del Río, donde se encuentra los dos escudos citados, justo enfrente de la casa-museo árabe Yusuf Al Burch.

Fuentes:
- Pedro de Ulloa Golfín: Memorial de Ulloa. Madrid: Francisco Sanz, 1675; ff. 118v-119.
- A. de Figueroa y Melgar, duque de Tovar y marqués de Gauna: Estudio histórico sobre algunas familias españolas. Madrid: Dauzon & Fry, 1965-1971; tomos I y IV.
- J. M. Lodo de Mayoralgo: Viejos linajes de Cáceres. Cáceres: Caja de Ahorros y Monte de Piedad, 1971; págs. 102-104.