lunes, 29 de septiembre de 2008

Invocando a Laskar

Desde hace varias semanas, por cualquier calle de Cáceres podemos encontrarnos cientos de carteles como éste, pegados en esquinas, farolas, paradas de autobuses o cabinas de teléfonos:


Supongo que como yo, mucha gente se preguntará quién es el tal Laskar. Lo más sencillo sería llamar al teléfono del anuncio y preguntárselo, y ya de paso pedirle algún consejo… quien lo necesite, digo, porque precisamente mis problemas no son de impotencia sexual ni amores imposibles. Por eso y porque la situación económica no está siquiera para gastar el saldo del móvil, he preferido buscarlo en el Google. Y cuál ha sido mi sorpresa, cuando descubro que tienen el mismo nombre que un grupo yihadista de Indonesia.

No es que entienda mucho del negocio del chamanismo, pero permítame el prestigioso hechicero preguntarle si, antes de empapelar toda la ciudad con sus anuncios, no hubiera sido más provechoso hacer un estudio de mercado. Lo digo porque por aquí los emprendedores no suelen tener mucho éxito, más aún cuando se presentan con un nombre que lo mismo puede provocar miedo que risa.