miércoles, 19 de marzo de 2008

"El embargo" (dedicada a mi padre)

Hoy es el día del padre, pero aún no he podido felicitar al mío porque se fue a visitar al suyo, que, curiosidades de ésta vida, resulta que también es mi abuelo. Y como no le voy a ver en todo el día, por eso quería dedicarle este poema. Aunque mi padre no es de aquí, siempre le han gustado mucho los poetas extremeños. Recuerdo que cuando era chico y entonces no había autovía, subíamos a León en el R-11 y los viajes se hacían interminables; por eso le gustaba recitarme poesías y yo, de tanto escucharlas y repetirlas, me las acababa aprendiendo. Las de Gabriel y Galán me ponían los pelos de punta, pues en muchas ocasiones me las recitaba mientras atravesábamos los mismos parajes y montes que evocaban historias a la vez tan tiernas y tan trágicas como Mi vaquerillo o esta que traigo hoy aquí.


El embargo

Señol jues, pasi usté más alanti
y que entrin tos esos.
No le dé a usté ansia
no le dé a usté mieo...
Si venís antiayel a afligila
sos tumbo a la puerta. ¡Pero ya s'ha muerto!
Embargal, embargal los avíos,
que aquí no hay dinero:
lo he gastao en comías pa ella
y en boticas que no le sirvieron;
y eso que me quea,
porque no me dio tiempo a vendello,
ya me está sobrando,
ya me está jediendo.
Embargal esi sacho de pico,
y esas jocis clavás en el techo,
y esa segureja
y ese cacho e liendro...
¡Jerramientas, que no quedi una!
¿Ya pa qué las quiero?
Si tuviá que ganalo pa ella,
¡cualisquiá me quitaba a mí eso!
Pero ya no quio vel esi sacho,
ni esas jocis clavás en el techo,
ni esa segureja
ni ese cacho e liendro...
¡Pero a vel, señol jues: cuidaíto
si alguno de esos
es osao de tocali a esa cama
ondi ella s'ha muerto:
la camita ondi yo la he querío
cuando dambos estábamos güenos;
la camita ondi yo la he cuidiau,
la camita ondi estuvo su cuerpo
cuatro mesis vivo
y una noche muerto!...
Señol jues: que nenguno sea osao
de tocali a esa cama ni un pelo,
porque aquí lo jinco
delanti usté mesmo.
Lleváisoslo todu,
todu, menus eso,
que esas mantas tienin
suol de su cuerpo...
¡y me güelin, me güelin a ella
ca ves que las güelo!..

(Extremeñas, 1902)