lunes, 10 de marzo de 2008

El escudo de Trujillo

Recientemente, al rebajar los suelos de un sótano en el edificio donde está el Ayuntamiento de Trujillo, los operarios han encontrado un escudo de cantería con el blasón de la villa. Hasta el momento, la representación más antigua que se conocía de este escudo es la que se encuentra junto al Arco de Santiago, pero el que acaba de hallarse podría estar «fechado entre 1480 y 1490», según el cronista José Antonio Ramos.

En este mismo sótano había guardadas también tres inscripciones romanas, que ahora se pueden encontrar en el patio de armas del castillo. La descripción del escudo de la villa es la que sigue:


«De plata, una muralla de gules, mazonada de sable y acostada de dos torres de lo mismo, aclaradas de campo. Surmontada de un brochante de oro, cargado con la figura de la Virgen María, de plata, con manto de azur y el Niño Jesús, de plata. Al timbre, Corona Real abierta.»
El origen de la iconografía de este escudo puede hallarse en la reconquista de la ciudad por Fernando III el Santo (1232), cuando, según la tradición, la Virgen de la Victoria se apareció con el Niño en sus brazos sobre la puerta del castillo. Desde 1234 Trujillo sería una villa realenga, esto es que no estaba sometida a la autoridad de ningún noble, sino que dependía exclusivamente de la jurisdicción real. Sin embargo, el 12 de abril de 1430, el rey Juan II le concedió el título de ciudad, gracias a la mediación del trujillano Fernando Alonso de Hinojosa, que había participado en las Cortes de Burgos. Por cierto, que a Cáceres no se le concedió dicho título nada menos que hasta 1881.
Cabe precisar que los ejemplares más antiguos del blasón trujillano, como el que ha aparecido en los sótanos del Ayuntamiento, no llevaban ningún tipo de timbre, pues las coronas sobre los escudos de las ciudades aparecen siglos después. Así podemos verlo en los templos de Santiago y de San Martín, en los conventos de San Pedro, de San Francisco y de Santa Clara, en las puertas de las Dehesas de las Yeguas y los Caballos, en el puente sobre el río Almonte..., en todos los casos sin timbre alguno.

Las armas de la ciudad se encuentran también en el primer cuartel del escudo de la localidad pacense de Navalvillar de Pela, ya que antaño dependía de la jurisdicción de Trujillo.

Puerta de Santiago (Trujillo)

La noticia sobre estos hallazgos en un sótano del ayuntamiento de Trujillo aparecía publicada en el periódico Hoy del sábado, día 8 de este mes.

Fuente: Pedro Cordero Alvarado: Trujillo. Guía Monumental y Heráldica. Cáceres: María Maestre, 1996. Págs. 25-26.